Es un trastorno de los nervios del trigémino que causa dolor extremo.
El tratamiento puede incluir diferentes tipos de medicamentos. Si estos tratamientos no logran un alivio suficiente del dolor, el médico puede considerar otros procedimientos para lograr un alivio del dolor efectivo y a largo plazo.

Uno de estos procedimientos es la ablación por radiofrecuencia. Durante este procedimiento, los impulsos electrotérmicos se usan para destruir la región del ganglio del trigémino que es responsable de transmitir señales de dolor al cerebro.

Esta técnica particular ha reportado resultados de hasta 97% de índice de éxito.