Lisis de Adherencias y Fibrosis

El dolor crónico de la columna ha sido un problema muy común entre nuestra población, el cual ha llevado a muchas personas a realizarse cirugías de columna vertebral. Con el paso de los años se han efectuado miles de procedimientos quirúrgicos a nivel mundial y se han podido analizar y obtener información sobre los resultados y su evolución a largo plazo.

Sin embargo, a pesar de que se han utilizado las técnicas adecuadas y en los casos en que la cirugía es necesaria, el dolor puede persistir o reaparecer después de la operación, condición que se conoce como Síndrome de Columna Fallida. En el año 2012, en Estados Unidos se operaron 250,000 pacientes, y de ellos el 40% quedaron con dolor residual.

Pueden existir múltiples causas de dolor en personas ya operadas. Siendo una de las mas comunes la formación de cicatriz o fibrosis en el espacio operado.

La fibrosis consiste en la cicatrización excesiva de los tejidos cortados durante la operación, lo cual puede demostrarse en 5 al 60% de pacientes sometidos a cirugía lumbar, siendo una de las posibles causas de malos resultados. Incluso después de una cirugía exitosa, el paciente tiene el mismo riesgo que cualquier otro individuo de padecer de dolor de espalda.

Cuando la cirugía de columna ha fallado o sido ineficaz, pueden considerarse otras opciones de tratamiento, antes de llegar a realizarse una nueva cirugía. Entre estas opciones se encuentra la Epidurolisis. La epidurolisis es una técnica intervencionista que se utiliza, principalmente, para el tratamiento del dolor lumbar crónico y el dolor radicular severo, que no responde a medidas convencionales como lo son fármacos analgésicos, relajantes musculares, incluso ciertos tipos de infiltraciones.

Las principales indicaciones son el dolor post cirugía de columna vertebral, estenosis del canal y la existencia de fibrosis epidural. Esta consiste en la introducción de un catéter a nivel caudal hasta llegar al sitio donde se encuentran la fibrosis, la cual es la causa de la molestia del paciente, y poder liberar las adherencias allí formadas. Así como poder inyectar ciertos fármacos en las raíces nerviosas afectas directamente.
Este procedimiento es ambulatorio, ya que el paciente no tiene que quedarse hospitalizado después de realizada la intervención. Se utiliza fluroscopía (Rayos X) ya que se debe visualizar directamente el lugar a tratar y asegurar la correcta posición del catéter y administración de medicamentos en el lugar que produce el dolor. Con esto logramos que todo el proceso sea mucho mas efectivo.

Este procedimiento se suele seguir de una mejora significativa del dolor y la función motora y puede repetirse de ser necesario.

Radiofrecuencia

La ablación por radiofrecuencia es una terapia que usa ondas de radio para crear una corriente eléctrica. Esta corriente suministra calor a los tejidos nerviosos seleccionados en un intento de reducir los síntomas de dolor crónico que están asociados con diversas afecciones. La forma en que el calor se aplica al tejido nervioso deteriora o destruye los nervios, lo que resulta en una perturbación semipermanente de la transmisión de señales de dolor».

Qué esperar durante un procedimiento de ablación por radiofrecuencia

De principio a fin, todo el procedimiento tardará solo unas pocas horas.
Los pacientes pueden elegir entre anestesia local o una sedación leve , se colocarán sobre la camilla y el médico limpiará y esterilizará el área a inyectar, uego le administrará un anestésico local.

Cuando el paciente esté cómodo, el médico usará fluoroscopía para guiar una aguja hueca hacia el área que se va a tratar. Luego, el médico colocará un microelectrodo a través de la aguja dirigido al nervio que conduce el dolor .

Una vez que se coloca el microelectrodo, se enviará una corriente eléctrica para asegurar una posición adecuada. Cuando la colocación es correcta, el médico administrará un agente anestésico antes de calentar el electrodo para dañar el nervio.

Después del procedimiento de ablación por radiofrecuencia, los pacientes deben evitar la actividad vigorosa o levantar objetos pesados durante al menos 48 horas después.
Se recomienda un retorno gradual a los niveles de actividad regulares.

Posibles efectos secundarios

La ablación por radiofrecuencia se considera un procedimiento mínimamente invasivo de bajo riesgo con efectos secundarios potenciales limitados.

Sin embargo, como con todos los procedimientos, hay algunos efectos secundarios que pueden ocurrir.

Éstas incluyen:

  • Leve dolor de espalda NO relacionado con la condición que se está tratando
  • Hematomas, hinchazón o sangrado en el sitio de inyección
  • Infección en el sitio de la inyección
  • Reacción alérgica a cualquier esteroide (si se usa)
  • Entumecimiento de piernas o hormigueo
  • Aumento temporal del dolor

Los efectos secundarios anteriores se consideran leves y deben desaparecer en unos pocos días. Si persisten debe de consultar, especialmente si hay fiebre ya que puede indicar una infección.

En algunos casos, el primer procedimiento de ablación por radiofrecuencia puede no funcionar por lo un segundo procedimiento puede ser necesario.
Con el paso del tiempo los nervios se regeneran por lo que el procedimiento puede repetirse en el momento en que esto suceda.

Factores de riesgo

Infección activa anterior (por ejemplo, un resfriado u otra infección viral)
Embarazo
Diabetes que no está controlada
Peso por arriba de 250 libras
Uso de esteroides a largo plazo
Problemas con la coagulación de la sangre

Cada uno de estos factores influye en la capacidad del cuerpo para sanarse a sí mismo.

En general, cuanto mejor sea la salud de un paciente, mayores serán sus posibilidades de un procedimiento exitoso.

Clínica para el Tratamiento del Dolor Refractario o de difícil manejo

Cuando el Dolor crónico interrumpe su CALIDAD de vida y NO responde con tratamientos estándar como ibuprofen o acetaminofén, Clìnica Saluti está para ayudarle.

Existen muchos tratamientos comprobados efectivos y seguros que pueden ayudarle a controlar su dolor crónico.

¿Qué es el manejo Intervencionista del Dolor?

Para muchas personas viviendo con dolor crónico, encontrar alivio puede ser difícil.

Lo que hace diferente al manejo intervencionista del dolor es que utiliza técnicas, como inyecciones y ablación por radiofrecuencia, para abordar directamente la fuente de su dolor.

Éstas técnicas pueden usarse junto con fisioterapia y medicamentos para mejorar los resultados.

Las condiciones que más frecuentemente tratamos son:

  • Dolor de Columna cervical y lumbar
  • Dolor de Cadera
  • Dolor de Rodillas
  • Dolor de Hombro
  • Dolor de Cuello
  • Dolor de Cabeza
  • Neuralgia del trigémino

4